Páginas vistas en total

viernes, 9 de mayo de 2014

ZARZUELA: LA CORTE DEL FARAON de Vicente Lleó, Guillermo Perrín y Miguel Palacios

Director de Escena - Emilio Sagi
Director Musical- Carlos Cuesta.
Director del Coro- Felix Redondo
Intérpretes-
Sandra Fernández. Itxaro Mentxaka. Manel Esteve. Axier Sánchez. Jorge Rodríguez Norton. Enrique Viana. Inés Ballesteros. Jose M Diaz. Sol Maguna. Gemma Martínez. Maribel Salas

Pues tengo que decir que , a pesar de las críticas que le precedían , a mi me gustó esta versión de La Corte del Faraón.
Vayamos por partes:
La Corte del Faraón es en principio una zarzuela , pero pertenece a la época en que el género se acercaba ligeramente a la revista y perdía totalmente su aura dramática para conseguir una diversión epidérmica y sin ninguna profundidad.
A ver , ambientar una zarzuela en el antiguo egipto, con un general dolorosamente ( y masculinamente ) mutilado, una fogosa tebana y un personaje que responde al nombre de El Casto José, ya dice mucho. ¿Alguien de verdad está dispuesto a tomárselo muy en serio?.
Está claro, repito, que el objetivo era divertir y , según dicen , burlar a la censura de esos años con un argumento algo picante y de fácil equívoco.
Sagi lo entiende perfectamente , y también entiende que la arqueología, en este caso, sólo podría conducir a un estrepitoso fracaso. Por ello decide potenciar las posibilidades estéticas y el humor , un humor cercano al que tantos años nos regalaron cómicos como por ejemplo Raúl Sender o incluso Martes y Trece , cuando nos preocupábamos menos de lo que era políticamente correcto y se entendía que la caricatura no podía dar lugar a una caza de brujas.
En este sentido, el "Ay Ba " de Enrique Viana ( fantástico ) y su posesión del escenario durante el rato que lo ocupa, es toda una declaración de principios.
Estéticamente , el espéctáculo es de un kitsch que revienta , lleno de brillos y colores, con un vestuario gozosamente imposible, buenas ideas y la decisión ( sabia ) de que se note el dinero invertido. Nada cutre. Antes muerto que sencillo.    
La Corte del Faraón no es una joya musical, aunque aquí esté bien cantada. Es una broma, un juguete, un rato de expansión.
Lo dicho : yo lo he disfrutado como se merecía. Y no he sido el único: en el patio de butacas de la Sala Roja de los Teatros del Canal eramos muchos , y muchos los que , sin complejos, acompañamos al final a todo el elenco en su Babilonio . Y les premiamos al final con muchos aplausos.

Público


 

No hay comentarios: