Páginas vistas en total

martes, 22 de agosto de 2017

NATI MISTRAL. ADIOS A OTRA CELESTINA


Es curioso: con apenas unas semanas de diferencia nos dejan dos grandes actrices que, entre otros muchos, tuvieron en sus manos y en su voz el papel de Celestina.
Terele Pávez en cine y Nati Mistral en teatro, ambas representaron de diferentes maneras a esta alcahueta tan española.
Poco más les acercaba, Celestina y la edad. La Pávez consiguió actualizarse gracias al cine y a directores como De La Iglesia. La Mistral se mantuvo como un reducto de lo antiguo, pero nadie dudaba de su calidad.
Recuerdo ahora, junto con esa Celestina, una versión de Los Padres Terribles de Cocteau donde encarnaba a la perfección a esa madre castrante y frívola, vampírica con el amor de todos los que la rodeaban.
Hubo también una Mari Gaila que yo no conocí pero que se recuerda por muchos como mítica.
Resumiendo, otra de las grandes.
Morir en verano, en agosto, es casi pasar desapercibido. Para que no ocurra. Cualquiera que nos haya regalado momentos memorables en un teatro, merece un recuerdo eterno.

Público

domingo, 20 de agosto de 2017

NOVELA: LA DECEPCIÓN DEL CABO HOLMES de Carlos Laredo

Sinerrata Ediciones
307 páginas

En una época en que la novela negra parece empezar a agruparse por orígenes geográficos, me gustaría pensar que Galicia, cuna de tantas cosas, tuviese también su propio grupo noir, del que has ahora sólo conocía a Domingo Villar.
Carlos Laredo es, al parecer, un jubilado que dedica su tiempo , entre otras cosas, a un oficio tan fantástico como el de escritor.
De su pluma surge el Cabo Holmes, un guardia civil con pasión por las novelas policiacas de las que parece aprender como resolver aquellos enigmas que llegan a las costas de su jurisdicción.
Costa da Morte, Corcubión, La Toja, Santiago de Compostela... escenarios para mi muy cercanos y no habituales en la novela de este género, se convierten en el escenario donde se desarrolla una trama bien urdida.
Un hombre aparentemente borracho se asoma una noche de lluvia a un bar de playa. A la mañana siguiente, un paseante encuentra un coche despeñado en un acantilado con un muerto dentro.
Todo parece obvio.
No para el Cabo Holmes.
A partir de ahí, con la facilidad de alguien que, como nuestro protagonista, ha leído muchas obras del género, se van descubriendo pistas que nos hacen entender y compartir las dudas del guardia civil.
La decepción del Cabo Holmes es una novela entretenida,, quizás un poco amateur en su desarrollo, al que le falta algo de naturalidad, especialmente en los diálogos, y cierto equilibrio en las diferentes guías de la trama.
En cualquier caso, que alguien dedique su tiempo a contar historias y lo haga desde el trabajo, el respeto y la ilusión.
Y es un paso más en que mi Galicia configure su propia mitología del género. No le falta para ello paisaje, y parece que tampoco narradores.

Público  

POESÍA: LA LUNA NUEVA de R. Tagore

40 poemas
Diversas editoriales
También disponible en ebook.

Veo que, según la fuente, se califican estos textos como cuentos o como poemas.
Es indiferente, la definición no afecta a su belleza.
Pueden considerarse cuentos ya que tienen personajes en su interior y nos llevan a intuir historias, parte de una historia más global.
Personalmente, los considero más cercanos a la lírica por lo que tienen de pictóricos y las sensaciones que producen.
Los cuarenta retazos están centrados alrededor de la relación de una madre y un hijo, tanto cuando este está sólo en el sueño de su progenitora, como cuando abandona la niñez.
El último escrito, la última frase, una frase con alas, es una declaración de principios en este sentido.
Todos ellos están pintados con la delicadeza de un orfebre y la preciosa elaboración de un mago, capaz de extraer una joya de cada sentimiento, de cada mirada, de cada gesto íntimo.
La experiencia es gozosa, casi mágica
Tagore nos acerca al niño que posiblemente fuimos y que hemos olvidado.
Ese viaje en el tiempo se convierte en un viaje en el corazón.
Un maravilloso viaje que acaricia el alma con una sonrisa.. aunque sea en ocasiones la sonrisa triste de la melancolía.
Descubrir en la grande biblioteca de mi padre, aquella en la que aprendí a  leer, estos cuadros de palabras, estas miniaturas de amor puro, ha sido uno de los descubrimientos de este verano, inolvidables.
Tesoro escondido.
Guía de ilusión para seguir buscando.
Tal vez esta sea la misión de la poesía, elevarnos.

Público

jueves, 17 de agosto de 2017

EXPOSICIÖN: PAREDES SOÑADAS de Urbano Lugris


Fundación Pedro Barrié
Sede de la Fundación.
La Coruña
Hasta el 3 de septiembre.

Repito algo que ya he comentado anteriormente al hablar de pintura: mis conocimientos sobre la materia son nulos y mi interés tardío, por lo que la única fuente para mis comentarios, son mis sensaciones. No se tome por soberbia pues.
No sé lo que ocurre en otras costas, pero en el norte, la visión del mar viene acompañada siempre de la cuna de las leyendas. Las ciudades que nacen a su alrededor son villas habitadas por las pasiones y los secretos. A su orilla crecen selvas y bosques tan acogedores como peligrosos. Quienes viven con él, son portadores de un destino nunca fácil ni sencillo. El mundo de los cuentos tiene en él sus cimientos más sólidos.
Son cuentos, son leyendas, son narraciones e historias. Son verdades.
Desconozco a Lugris. Mi ignorancia parece casi punible siendo gallego, una vez vista, lo sería aunque no lo fuese. Excelente pintor, creador, soñador, mago.
La exposición se inicia en una sala que parece un homenaje a Julio Verne y a tantas noches de lectura apasionada en el mundo de la aventura.
Hay sirenas, hay tormentas, hay noches de luna y, por supuesto, está la Torre de Hércules.
Son decorados de nuestra infancia, pero de ese punto de nuestra infancia que, si somos inteligentes, conseguimos que no nos abandone durante toda nuestra vida. Para ser más claros, son decorados de los sueños de nuestra infancia.
Colores impensables, formas imposibles.
A medida que avanzamos, entramos en tierra, incluso en la iconografía cristiana de vírgenes y santos. También en retazos de interior en forma de bodegones y acercamientos al surrealismo.
Pero todos, no sé como ni de que manera, están empapados en mar.
No parecen lejos Dalí ni Margritte, ni muchos otros.
Personalmente, he descubierto a un genio, a un creador singular.
La exposición concluye con una lograda experiencia de realidad virtual.
A mi se me ha abierto una nueva ventana.

Público

CINE: BABY DRIVER de Edward Wright

USA 2017
Ansel Elgort. Lily James. Jamie Foxx. Jon Hamm. Kevin Spacey. Elza Gonzalez. Jon Bernyhal. Ben VanderMey.

Generalmente se usa el término "americanada" para definir un tipo de película adscrita en fondo y forma a una forma de hacer del cine de Hollywood vinculado a los grandes estudios.
En justicia, también hablamos de "españolada" pero no de "britanicada", "francesada" o, ¿porque no? "rumaniada" o " polacada".
En todos estos países existen unas características singulares que se reflejan en su arte y consecuentemente en su cine. Pero en ningún caso, se asumen dichas características de forma tan negativa como cuando se refieren al modelo americano.
Lo cierto es que se ha vuelto muy cultural despreciar lo que proviene de allí, especialmente si se hace con mucho dinero. Parece que el talento tiene que ser pobre.
Esta introducción viene al caso porque Baby Driver reúne todas las condiciones para ser considerada una "americanada".
Si una película se ha parecido alguna vez a un videoclip, ha sido esta. Si alguna película ha sido "cool", sin duda, es esta en su primera parte, antes de hacerse más oscura. Si ha habido últimamente alguna capaz de manipular el audiovisual, se lleva el premio; pocas se atreverían a imaginar una lavandería como una galería de arte.
Derrocha dinero.
Su trama peca de poco creíble en no pocas ocasiones.
Y de todo lo dicho anteriormente, sorpresa, no debe de deducirse una crítica negativa.
Porque Baby Driver está muy bien hecha y se convierte en un entretenidísimo producto, novedoso en muchos aspectos desde el punto de vista de su realización.
Baby es un muchacho que cometió un error en su vida y lo está pagando, al servicio de un mafioso. Es un buen chaval fruto de una infancia traumática. Es un conductor furioso y único y totalmente dependiente de la música que siempre le acompaña en sus cascos.
Conocer el amor llega paralelo a las complicaciones derivadas de un nuevo gánster, un demente que Foxx interpreta con magnetismo.
A partir de ahí, todo se precipita y ocurre lo que tenía que ocurrir: la oscuridad.
Wright decide convertir el film en un ejercicio de creación que aporte singularidad a lo que podría ser un noir convencional. Lo hace creando una estética de una artificialidad absoluta y estilizando a los personajes hasta el arquetipo.
Los códigos clásicos del género están aquí y son perfectamente reconocibles, pero se cruzan con otro tipo de cine más en boga.
Baby podría ser casi un superhéroe con poderes y los malos, villanos de Marvel.
El resultado, ya lo he dicho, es entretenidísimo desde el punto de vista narrativo pero también asoma un autor potente.
Entre los aspectos negativos, que a películas que empiezan enganchándonos los ojos de una forma tan directa, le cuesta mantener ese nivel de atención. Aquí se consigue mutar desde el atractivo visual a la tensión narrativa.
Y su para mi principal fallo es que le cuesta terminar.
Más allá de todo eso, Baby Driver es mucho más que cine de verano. Habrá que esperar cuando menos con curiosidad las próximas entregas de su director.

Público

miércoles, 16 de agosto de 2017

NOVELA: EL MAPA DEL TESORO ESCONDIDO de Mo Yan

Kailas
128 páginas
También disponible en ebook.

La escritura de Mo Yan es torrencial.
Un alarde narrativo dentro de una ilimitada imaginación capaz de vincular el presente y la Historia a la leyenda.
Sus obras parecen cuentos cercanos al realismo mágico pero que, como aquel, sirven de soporte al análisis de la situación de su país y del origen de su cultura y su sociedad.
También tiene mucho del contador de historias, esa disciplina en la que Isak Dinesen, Karen Blixen, era maestra y que enlaza historias, engarzándolas con una agilidad que consigue que en momentos nos olvidemos de como hemos cambiado de entorno.
El mapa del tesoro escondido puede parecer una obra menor, especialmente por su longitud y el estatismo de su desarrollo.
Un monólogo de quien un día encuentra en la calle a un antiguo compañero que, convertido en un gorrón con el arma de ser el fantasma del pasado de este funcionario acomodado, se invita a ser invitado a un almuerzo.
A partir de ahí, el monólogo adquiere una segunda voz.
Pues bien, esta obra en apariencia menor, se abre entre nosotros con todo el colorido interior y exterior habitual en su autor, pintor de tonalidades totalmente nuevas que se mueven entre la tradición y la magia.
Príncipes legendarios, animales mitológicos, truhanes y pícaros.... todos tienen cabida en este centenar de páginas.
Una gozada.
Pequeña gozada pero gozada.
Viaje en tiempo y geografía.
Mo Yan es uno de los Premios Nobel de Literatura más acertado de los últimos años.

Público 

domingo, 13 de agosto de 2017

NOVELA: LA SUSTANCIA DEL MAL de Luca D'Andrea

Alfaguara
475 páginas
También disponible en ebook

Dentro de la avalancha de novela negra que desde hace unos años asalta las librerías ( y que está consiguiendo sin duda ampliar el número de lectores, como ocurrió no hace mucho con la novela histórica ), es necesario separar el polvo de paja.
Entre los reconocidos por crítica y público, personalmente tengo problemas con algunos como Jo Nesbo o Joel Dicker. Creo que sin duda son trabajadores entregados e inteligentes. Construyen novelas muy elaboradas y sin duda fruto de gran dedicación. Pero personalmente las veo más como artefactos que como novelas. Configuran estructuras tan complejas ( y alabadas ) que creo que se convierten en su razón de ser y terminan ahogando la humanidad que es lo que, a mi entender, hace grande el género.
La sustancia del mal es la primera novela de su autor en este ámbito y se ha convertido en un inmediato best seller. No es raro. Tiene condiciones para ello.
La trama se enmarca en un paraje aislado en Los Alpes. Un lugar remoto con mucho pasado y una comunidad cerrada, capaz de protegerse frente a la intromisión exterior y de proteger sus secretos.
Porque siempre hay secretos del pasado. Y muchas heridas sin cerrar que han ido supurando en el interior y que alimentan odios mucho más peligrosos que aquellos que estallan.
En este caso, ese secreto está relacionado con un crimen múltiple ocurrido treinta años antes de forma atroz. Un suceso al que el protagonista y narrador se enfrenta tras sufrir un accidente trágico y traumático en la montaña.
El autor alcanza altas cuotas de maestría en el desarrollo de la trama, tanto en los aspectos íntimos como en los policiacos. También realiza un muy buen trabajo en dotar al entorno de una personalidad casi mitológica.
La novela engancha durante todo su desarrollo.
Sin embargo, es al final donde se me pierde un poco y esto está relacionado con lo que decía al principio.
El autor crea una sólida estructura en la que encaja todas las piezas, pero, como siempre me ocurre en estos casos, siento que hay piezas de más, y que se alarga en capítulos que por no necesarios, llegan a resultar poco creíbles. A mi entender, lo que parece querer dar una dimensión mayor al conjunto, termina entorpeciendo su agilidad, algo que, hasta ese momento, había funcionado muy bien.
Al margen de esto, La sustancia del mal está por encima de la media, es muy entretenida y una muy buena lectura de verano.
Quizás se pueda apuntar que es la primera obra de su autor y por supuesto, si sigue por esta senda, apunta excelentes maneras.
En cualquier caso repito, es personal, la mayoría de los lectores han encumbrado a Nesbo, Dicker y ahora a D'Andrea a las listas de libros más vendidos.
Manías mías.

Público

viernes, 11 de agosto de 2017

TERELE PÁVEZ, ADIOS


Pues la verdad es que Terele Pávez era una actriz que me caía muy bien.
Era una intérprete singular.
Su caligrafía era única.
Su mirada, su voz, su gestualidad.
Terele Pávez era siempre Terele Pávez pero también era capaz de ser muchos otros personajes en una alquimia que sólo consiguen los grandes.
Lo supo Alvaro de la Iglesia, pero también muchos otros, como Gerardo Vera que nos la regaló en El Cojo de Inishman, creo que una de sus últimas apariciones en teatro.
Pero también tuve siempre la sensación de que era una mujer honesta, una persona de ley. Dedicada a su oficio y a su gente. Aun recuerdo su dedicatoria al recibir el eternamente merecido Goya a su hijo. Una preciosidad llena de corazón.
Tuvo que pasar como tantos por un ataque carroñero de la prensa rosa, intentando buscar más basura, pero gracias a Dios duró poco aunque estoy seguro de que para ella fue doloroso.
Yo siento que se haya ido. Quiero desde aquí decirles a sus seres cercanos que no sólo ellos la admiraban. Que la vamos a echar en las pantallas y en los necesarios.
He encontrado esta foto. Está guapa. Lo era.

Público

SERIE DE TV: THE CHURCHMEN ( AINSI SOIENT-ILS )- TEMPORADA 2 de Bruno Nahon

Francia 2014
Directores.-
Rodolphe Tissot. Elizabeth Mane. Olivier Pont.
Intérpretes.-
Thierry Gimenez. Julien Bouanich. Samuel Jouy. Clement Manuel. Jean Luc Bideau. Nicolas Beaucaire. Celine Cuignet. Clement Roussier. Gauthier Baillot. Jacques Bomnaffe. David Baiot. Yammick Renier. Guy Denize. Jacques Develay. Frans Boyer. David Chenaud.
Duración.-
8 episodios
50 minutos c.u.

Finalmente he decidido continuar y no me arrepiento.
Con todas las dudas que me pudiesen surgir a raíz de la primera temporada, y a la espera de culminar la serie con la tercera y última, The Churchmen es un producto de calidad, muy bien escrito y sobre todo con una excelente realización capaz de integrar lo espiritual y lo mundano.
Ya sólo quedan cuatro de los cinco seminaristas que iniciaron el camino de formación en Los Capuchinos, uno de ellos, relegado a una silla de ruedas.
El Padre Bosco ha tomado las riendas y se ha incorporado el Padre Abel, que bajo una apariencia amable esconde una clara ambición.
En este escenario, se seguirán desarrollando las vocaciones y las dudas, unidas a las inclemencias del entorno cotidiano. Creo que es aquí donde The Churchmen obtiene su mayor valor. No está cerca de un planteamiento convencional, sino que nos ofrece la posibilidad de plantearnos cual es la forma adecuada para que hoy día la religión y, en definitiva, la espiritualidad, conviva con los retos de una sociedad que camina hacia adelante con un ansia absoluta hacia la libertad personal y el desconcierto de quien no conoce el camino.
Pero no es este el único nivel en el que se mueve la serie. Como en la temporada anterior, existe otro, más oficialista, por definirlo de alguna manera, y que se centra en la Iglesia como institución y, porqué no decirlo, como empresa.
Está claro que una serie sobre la Iglesia hoy día no podía dejar de ser crítica y es ahí donde esa crítica se hace patente, no en las almas particulares que, con mejor o peor acierto inician su búsqueda, sino en la infraestructura que parece convertir la llamada que han recibido en un instrumento para acrecentar el poder.
En este área, que terminará involucrando al Seminario de Los Capuchinos y siendo fundamental en su futuro, la base es la quiebra económica de la Iglesia de Francia y la necesidad de buscar vías de financiación, tarea que deberá de emprender el nuevo presidente de su Conferencia Episcopal. Una vez más, es aquí donde encuentro algún apunte de caricatura que me molesta por lo que tiene de ideológico y por el poco encaje que tiene el esperpento en una producción tan cuidadosa con el resto del contenido. De todas maneras, es necesario apreciar que es menor que en la anterior temporada y que permite abrir un debate sobre los intereses económicos del Vaticano y sobre el deber, cuando este puede estar por encima de lo que se entiende como correcto.
Considero que, fallos aparte, y sin hablar de los aciertos de la producción, es muy interesante que una serie de televisión se haya atrevido con un tema por un lado tan poco popular y por otro lado, tan difícil.
El éxito es conseguir una llamada a la reflexión y también el reconocimiento de un tipo de creyente comprometido y adaptado al mundo que nos rodea.
También, convertirlo en un artefacto narrativo que, lejos de aburrir, llega a resultar apasionante.
La valentía y el respeto conjugan muy bien en este caso.
Dentro de poco comentaré la tercera.

Público.

martes, 8 de agosto de 2017

NOVELA: EL DOMINGO DE LAS MADRES de Graham Swift

Anagrama
168 páginas
También disponible en ebook.

En ocasiones me cuesta no ver a este grupo de escritores ingleses como un conjunto, Swift, Ishiguro, McEwan, Barnes, KureishiAmis....
Me gustan todos, unos más y otros menos, pero de todos he disfrutado de buenos libros y de obras maestras.
Y en casi todos encuentro una característica común: son muy británicos, incluso aquellos de origen mestizo.
En la mayoría de sus novelas hablan de Inglaterra, bien a nivel histórico bien como una reflexión desde el presente. Incluso aquello que utilizan la ciencia ficción o la distopia lo hacen desde un punto de vista absolutamente británico.
El domingo de las madres opta por la historia.
Ha ocurrido una guerra, llegará otra.
El país se sostiene sobre una estructura de clases férrea y aceptada.
Comienzan a aparecer ciertas libertades, todavía escondidas.
Un hecho concreto, un accidente dramático.
A su alrededor, el escritor se deleita en centrar su estructura con una descripción íntima de los mínimos sucesos anteriores y posteriores, lo hace con delicadeza y singularidad, otorgándole con ello un nivel de grandeza, de mitología.
También se dispersa en flecos que nos lanzan entre pasado y futuro y que consiguen la magia de que un libro de apenas doscientas páginas, se convierta en una historia enorme.
El domingo de las madres me parece una obra esplendida en la que podría destacar un montón de cosas.
Algunas de ellas:
Su homenaje a la narrativa de aventuras desde lo cotidiano, una forma de recordarnos que la verdadera aventura es vivir.
Su homenaje a la literatura.
El recorrido del personaje central, de esta mujer desde el abandono hasta la fama. Lleno de piezas de todos los colores.
El cuadro social perfectamente dibujado en sus contenidos y aristas.
En definitiva, repito, una fantástica pieza, en la que no sobra nada. Una crónica íntima y el regalo de un excelente escritor a su profesión.
El grupo británico de los "Anagramas", sigue avanzando. Esto sí es un dream team.

Público



lunes, 7 de agosto de 2017

NOVELA: LA MONTAÑA MÁGICA dde Thomas Mann

Edhasa
1.000 páginas
También disponible en ebook

Hay libros que son como océanos
Uno entra en ellos, se deja acoger, y navega entre las olas sin importarle demasiado el destino, dejándose llevar y disfrutando, en este caso, del poder de la lectura.
En esos casos, gracias a una capacidad alquímica difícil de explicar, el escritor se convierte en una especie de guía, de timonel que nos acompaña en el recorrido, y que, algo caprichosamente, decide las etapas.
La Montaña Mágica es ese modelo, uno de esos monumentos literarios en los que comulgamos con su creador.
Sin duda hay un fondo, un escenario. Esa clínica que se asemeja en ocasiones a un lugar en donde una especie de geniecillos y brujas de distinto pelaje, acogen a pobres mortales que, engañados, buscan refugio en este paraje capaz de vulnerar la existencia del tiempo.
Ese comedor, esa terraza, la nieve que anula la existencia del mundo, las excursiones a parajes cercanos pero que parecen alcanzar el nivel de aventura de una partida de exploradores, los sueños de vida y muerte, los fenómenos más o menos explicables, el adiós....
Todo esto conforma esta narración totémica y plural.
Pero creo que lo que verdaderamente es significativo, es la experiencia lectora compartida por el autor, que no siente ningún remordimiento en la digresión, en hacernos caminar por discusiones filosóficas o llevarnos de nuevo "al mundo de abajo" para situar a ciertos personajes en sus orígenes.
Como un ejercicio de natación, sin prisas, ni metas, sin obligaciones, disfrutamos, o al menos yo he disfrutado sin altibajos, por este largo recorrido lleno de hallazgos, de lucidez y de humor, y también, sobre todo, de aventura interior, de investigación intelectual observando diferentes especímenes con la claridad de un cirujano.
Hay algo más.
Algo que no es nuevo y he contemplado ya en muchos escritores.
La Montaña Mágica ofrece un cuadro extremadamente completo de la sociedad prebélica, a punto de estallar la Primera Guerra Mundial.
Ante esa aristocracia parásita, voraz e inútil, no es difícil pensar en la necesidad de un estallido cruel que empujase al mundo y evitase su parálisis.
Crónica visual también por lo tanto de un periodo.
La Montaña Mágica es un clásico al que sentía que llegaba tarde aunque tal vez fuese el momento preciso para alcanzar a disfrutarla en su totalidad. Hermosa experiencia que aporta en fondo y forma.

Público

miércoles, 2 de agosto de 2017

CINE: LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS de Matt Reeves

USA.- 2017
Andy Serkis. Woody Harrelson. Steve Zahn. Terry Notary. Amiah Miller. Karin Konoval. Gabriel Chavarría

El planeta de los Simios es una película mítica de nuestra infancia.
Cuando décadas después se puso en marcha la precuela, muchos pensamos que iba a ser una serie B más o menos efectista. Lo cierto es que las revisitaciones del clásico no apuntaban a nada bueno.
Como siempre, la realidad viene a eliminar prejuicios, y es que finalmente esta trilogía ( por ahora ) ha resultado ser una de las mejores series de ciencia ficción de los últimos años.
La primera nos sorprendió por su escritura y su originalidad científica, un nivel de coherencia pocas veces presente en superproducciones del género.
La segunda estuvo a la altura, acercándose más al cine de aventuras.
Ahora llega la tercera parte, y lo hace para cerrar el trío con una película grande, donde la voluntad de entretener conjuga a la perfección con el buen cine.
No podemos olvidar que la principal dificultad de la propuesta es la humanización de los simios, conseguir que el público empatice con unos personajes que aquí se convierten en casi absolutos protagonistas.
El director comienza, tras una espectacular escaramuza, acercándonos a su entorno familiar y con ello y mucha ternura, ya estamos en posición adecuada.
A partir de ahí, La Guerra del Planeta de los Simios se convierte en una cinta homenaje a los clásicos, con el respeto y el oficio para convertirse en uno de ellos.
Se la ha definido como un western, algo que sin duda es. Esas cabalgadas al atardecer, ese grupo de camaradas, incluso el rescate de la niña que deviene en un personaje fundamental.
También el humor, el personaje cómico que sirve de contraste a la peripecia dramática y cuyos paralelos podemos encontrar en muchísimas películas de siempre.
Pero no es sólo esto. También hay cine carcelario donde la escapada se convierte en un conjunto de picardías narradas en el punto y tono preciso.
Y como no, un "Ape-Calypsis Now" como reza la pintada de los túneles.
La escena final viene a culminar este recorrido, con una magnitud que posiblemente en un cine con complejos podría sonar impostada y que aquí es el cierre perfecto.
Veo Centauros del Desierto, La Gran Evasión, incluso Los Diez Mandamientos....
Lo importante es llevar esto a cabo sin que en ningún caso suene a pastiche. No sé bien como definirlo, pero creo que es algo así como un aliento interior que hace que las escenas no suenen a copia o referencia sino a propias, dándole derecho a formar parte de la filmoteca de las importantes, ¿ grandeza?.
La historia está estupendamente escrita y realizada. Posiblemente sea esto lo que hace que todas las piezas encajen a la perfección sin que se noten las costuras ni haya ninguna fisura. Posiblemente sea también por ello por lo que se convierte en una apasionante película de aventuras que en ningún caso pierde el ritmo y que nos mantiene pegados a la pantalla hasta el final.
Dos últimos apuntes:
Por un lado, dejar claro que la epopeya no termina con la conquista, no enlaza directamente con la cinta matriz. Espero que esto suponga que quedan nuevas entregas y que estas sigan manteniendo el nivel de calidad. Cornelius sería un buen heredero de Cesar.
En segundo lugar, he visto la película en los Cines Renoir en V.O. Es importante el cambio de los últimos años, donde el buen cine tiene su sitio en pantallas de calidad , sin que necesariamente tenga que tener el matiz de rareza. Wonder Woman puede convivir con la cinta polaca Estados Unidos del Amor, por ejemplo. Lo importante es la calidad. Ya no hay complejos sino ganas de aprender y disfrutar. Nos vamos haciendo mayores.

Público